Deducción fiscal para la competitividad y el empleo – CICE

El credito fiscal para incentivar la competitividad y el empleo se puede aplicar a cualquier tipo de empresa (individual, sociedad), cualquiera que sea su actividad, gravadas por el Impuesto de Sociedades o el Impuesto sobre la Renta. El requisito principal es que el importe de esta deducción se destine a financiar actividades de inversión, investigación, formación, contratación, exploración de nuevos mercados y recapitalización.

La deducción es el 7% de las remuneraciones brutas sujetas a cotización social pagadas en 2017, y 6% en 2018, siempre que éstas no superen 2,5 veces el salario mínimo interprofesional. Anteriormente era de 4% y 6%

La deducción se deduce del Impuesto de Sociedades o del Impuesto sobre la Renta del año natural al que correspondan las remuneraciones pagadas. El excedente puede ser utilizado para el pago del impuesto durante los tres años siguientes. El importe no utilizado, Hacienda lo devuelve al finalizar el tercer año, salvo a empresas jóvenes innovadoras, y a micro, pequeñas y medianas empresas (según la definición de la U.E.), a quienes se les devuelve immediatamente.  Asimismo, las empresas de nueva creación pueden solicitar la devolucion inmediata al final del primer año y durante los cuatro siguientes, siempre que su capital esté totalmente desembolsado y al menos el 50% del mismo pertenezca a personas físicas (o a sociedades en las cuales mínimo el 50% del capital, pertenezca a personas físicas o entidades de capital-riesgo).

Este credito de impuesto se termina el 31/12/2018, reemplazado posteriormente por una reduccion de parte patronal de cotizaciones sociales.